.

.

martes, 3 de noviembre de 2015

60 ensayos para una nueva aventura (50)






Me gustó mucho ver que en el tren habían decidido colocar algunos cuadros y no solo publicidad.


Ella, guapa y con un escote difícil de ignorar, esta sentada al otro lado del pasillo, en ventanilla. Debajo de la pintura en que se leía LIFE. Aunque sería bueno repetir que su escote tenía mas que ver con una foto que yo tengo en casa que con la indumentaria de la lectora.

El entró por el fondo del vagón, que estaba bastante lleno, y en su recorrido todas las mujeres giraron la cabeza. No se si porque era muy guapo o por el indisimulable bulto que sobresalía un palmo por debajo de su ombligo. Finalmente se sentó ante ella.

Se miraron. Ella miró lo que miró. El miró lo que miró. 
Con un ademan despreocupado el levantó la muñeca y le echó un vistazo a su reloj apple.
Ella notó el gesto y preguntó "¿llega tarde tu cita?"
* "No, solo miraba esta obra de arte echa reloj y lo testaba".
* "¿Obra de arte? ¿Ese reloj? ¿Que tiene de especial?"
* "Tiene ondas alfa y se comunica conmigo telepáticamente"
Ella rió "¿Y que te está diciendo justo ahora?"
* "Dice que no llevas bragas"
* "Pues agenciate otro de esos porque llevo y muy bonitas"
El puso cara extrañada, golpeo en el cristal de su reloj y sonrió aliviado "¡Ah! parece que está adelantado una hora"

Se bajaron juntos en la siguiente estación, faltaban 17 minutos para que el reloj fuera la envidia del mundo mundial.