.

.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Evidentemente toda la atención en la bañera




Os voy a contar lo que me ha pasado hoy.

Yo estaba en la barra degustando -solo- mi café después de una excelente comida acompañado. A mi me tocaron lentejas de esas que si no las quieres las dejas.

A lo que iba. 

Estaba focalizado en la foto del día intentando decidirme sobre si esa sería mi nueva bañera o no.

Entonces la mujer del pelo corto que había estado fumando fuera entro a pagar. Y cuando esperaba el cambio, a escasos centímetros de mi posición le llamaron al móvil. 

Yo no quería oírla, pero....

* No Marisa, nada urgente, quería contarte algo que me pasó anoche.

* ....

* Estaba en la cama con mi marido y a las tres de la mañana sonó mi móvil. Yo me di la vuelta sin hacer caso y va él y se levanta, y da el paseo alrededor de la cama y lo coge, y va y casi grita "Qué te den por el culo, gilipollas,  llama a la oficina del puerto" y cuelga. "¿Qué ha sido eso?" le pregunté. "Nada un pirado que me ha preguntado si la costa esta despejada"

No pude aguantar la risa.
Ella me miró.
Señalé la foto "Es que esa bañera es horrorosa".

Creo que no coló.