.

.

domingo, 27 de diciembre de 2015

encontrar motivos para la sonrisa



Son mas de las cinco de la madrugada. 
Estoy sentado en el incomodo sillón que hace juego con el resto de la habitación de este hotel.
Oscura, con una decoración decadente, la TV cuadrada y grande y antigua y desgastada por el uso y...

¿Por qué sonrío?

Se oyen ruidos en la habitación contigua. Unos clientes que no se acuerdan de que hay mas personas en el mundo.

Intento rememorar el momento en que la vi.
Volvía hacia el hotel y estaba en el exterior de la librería. Dos estímulos interesantes, era atractiva y le interesaba la lectura.
Recordé la frase esa que dice que quien no prueba solo recibe un no por respuesta.

* ¿Te conozco de face?
Me miro con cara de sorna.
* Si (insisto) tu debes ser "labiosardientes.ambos".
Ahora parecía divertida. Fue rápida.
* ¡Ah! entonces tu serás el mundialmente famoso "capullolanzadoconinfulasdegraciosillo"...
Me gustó.
Definitivamente era una mujer que valía la pena.

Los de la habitación ruidosa parece que están follando.

Entonces una luz exterior ilumina mi estancia.
 Y la veo -todavía desnuda- en el sueño de después de.

Siiiii.
Que esté ahí es lo que me hace sonreír.