.

.

martes, 5 de enero de 2016

lo irrenunciable




Solo pido disculpas cuando me equivoco,
nunca por ser yo.