.

.

miércoles, 6 de enero de 2016

fresas, culitos, juventud y fuego




Mildred leía el libro de poemas de Bukowski que le habían regalado por anticipado con motivo de esa extraña celebración engaña niños.

Su amiga entraba y salía en el salón intentando establecer conversación sin darse por enterada del intento de su amiga por leer.

* He comprado una caja de cerca de tres kilos de fresas. Caduca en tres días. Me he comido un tercio ¿moriré empachada?

Al no obtener contestación salió de la habitación.
...pero al rato volvió.

* He visto que quedaban unos culitos de vino en las botellas de vino de la mega fiesta del 31, para poder tirar los envases me los he bebido. Los culitos de las 17 botellas.

Espera. Silencio. Abandono de la habitación...tambaleante.
... pero al rato volvió.

* Me acabo de dar cuenta que nunca volveré a ser tan joven como hoy.

Mildred levantó la vista del libro, sonrió.

* No te preocupes, "lo más importante es saber atravesar el fuego" y eso se puede hacer a cualquier edad... aunque hay gente que nunca se atreve.