.

.

jueves, 7 de enero de 2016

quiero ser yo




El Hope estaba semi vacío en la mañana de ese día festivo. En sus paredes un Hopper y uno de esos desnudos antiguos que sugieren mas que enseñan.
Pero mis ojos no focalizaban en los cuadros, sino en el tipo que escribía en su iPad gigante entre pausas, quizá en busca de inspiración.
Sonaba Cohen. Bebía un Rioja. Leía poesía de Carver. Pero mi atención se desviaba continuamente -no puedo explicar porque- hacia el "escribidor".

Cuando se levantó y se dirigió hacia la zona del café en que estaban los servicios dejo la mega tableta en la mesa. Encendida.

Lo se, lo se, no había que hacerlo. Pero la curiosidad me podía. Me levante y espié la pantalla.

Para ti:

...que has preferido vivir como si nada fuera eterno.
...que aún no sabes los besos que te caben en la boca.
...que te has colado en el coto privado de mi vida.
...que vas deprisa por miedo a que la risa se marchite.
...


Volví a mi mesa, a Cohen, al Rioja, a Carver. Pero en mi cabeza bailaba una idea; yo quiero ser esa mujer. Yo quiero ser esa mujer. Yo quiero ser esa mujer.