.

.

viernes, 8 de enero de 2016

the dangling conversation





Estaban sentados en comodísimos sofás.
El leía a Carver, ella a la Belli.

El dijo:
¿Por que a veces me parece que estoy solo?
Que al otro lado no hay nadie.
Que soy prescindible.

Ella dijo:
A veces creo que mis palabras son como la lluvia... 
producen sonido pero nadie las escucha.

El sonido de sus voces se perdió una vez mas. 
No hubo ninguna contestación.


Estaban juntos, pero hablaban solos.