.

.

domingo, 17 de enero de 2016

está noche triunfo




Cuando acabé de vestirme para salir en una noche que yo presumía que sería gloriosa vi a mi compañera de piso -desnuda como siempre- haciendo un crucigrama.

Me miró, de arriba abajo. "Con eso que llamas peinado está noche no triunfas". 

(Pausa, silencio)

Miró su crucigrama y me preguntó: "¿Vegetariano?"

Junté las manos, puse mi postura mas inocente.

"Según la cultura india americana; persona que no sabe cazar".

Ella no sabía si reírse o tirarme algo.

Salí corriendo agradeciendo que su único objeto arrojadizo fuera el lápiz. 
No lo era. Me dio.

Ya cuando alcanzaba el ascensor le grite: "Las bragas son para ponérselas, no para tirárselas a la cabeza a las amigas".

El vecino estaba abriendo su puerta y me miraba entre alucinado y escandalizado y -quizá- curioso.

"¿Las quieres" y le di las bragas.

Ya por la acera oí que mi amiga me gritaba desde el balcón -todavía en pelotas, pero con las bragas en la mano que agitaba- "¡¡Me las ha devuelto, jodete!!"

Ahora nos reíamos las dos.

Con un inicio así, la noche tenía que ser triunfal.