.

.

martes, 2 de febrero de 2016

el sabor prioritario




Un frío y desapacible febrero. En la calle los peatones aceleran la marcha para llegar a destinos cálidos. El Hope semi vacío. En la mesa cerca de uno de los radiadores -bajo el cuadro de mujer con falda al aire- hablan un tipo del que se podría afirmar que la última vez que se peino fue en la década de los noventa y una mujer en cuyo gesto podemos atrevernos a imaginar diversión y curiosidad.

* Deberías dejar de soñar conmigo. Dijo ella.
* Soñar es una forma de planear, y convertir los sueños en historias vividas un lujazo.
* Pero ¿no tienes por ahí otros sueños que perseguir?
* Siempre, pero debes saber que tengo adicción a tu persona.
* ¿Si? ¿Y por qué?
* He probado a tu mente y es una sabor que no puedo olvidar

Pausa. Miradas. Gesto como de timidez. Media sonrisa.


Fuera el invierno seguía ganando por goleada al sol. En la pared frente a la pareja la mujer del cuadro fumaba relajada.