.

.

miércoles, 3 de febrero de 2016

el plan de no tener plan



No siempre necesito un plan.
Algunas veces basta con respirar, confiar, dejar fluir y a ver que pasa.