.

.

martes, 23 de febrero de 2016

la debida respuesta




* Oye, ¡ vaya cuerpazo tiene la morena con la que estás !

Lo miró, desvió sus ojos hacia la nombrada que tumbada en el sofá bebía un vino blanco muy, muy frío.

La recordó quitándose la camiseta de tirantes, el día que le ofreció por primera vez la vista de sus tetas.

Y le contestó

* El cuerpo querido nunca es solamente un cuerpo.