.

.

martes, 1 de marzo de 2016

gritos necesarios.



Estaban sentados una delante del otro. El casi en el agua, ella en el banco de madera.

* Mira que frase mas bonita he encontrado -dijo él- "Nunca encajaré en un mundo en el que el odio se grita y el amor se susurra".

Ella la miró fijamente y solo le dijo en un tono de voz que nos permitió oírle a todos.

* Déjame gritarte un te quiero.