.

.

jueves, 3 de marzo de 2016

momentos robados del día





Intentando que el agua caliente de la bañera y la música que acompañaba relajara las tensiones del día. El trabajo sin horas vacías, el gimnasio, las nubes que ensombrecen los pensamientos...

Esa característica de la vida de gente que se aleja y personas que llegan. Ese tener que recolocar las piezas que se produce muchas veces sin avisar y sin ganas y otras por necesidad.

Recibió el mensaje "te imagino andando desnuda por tu casa, quizá con una toalla en el pelo, y me descubro pensando una verdad verdadera"
Ella sonríe, mientras anda por la casa desnuda secándose el pelo "¿qué verdad?".

"Eres la prueba de que el paraíso es obtenible sin necesidad de morir".

Es fácil enamorarse de ese tío, piensa, es un ladrón especialista en robar sonrisas.

"No has dado ni una" le contesta "estoy en la calle, con abrigo y bufanda y no se si soy el paraíso pero no te veo obteniéndolo".

Sonríe para si mientras se pregunta porque le gustará tanto ser chinchona.

Al otro lado de la linea él sonríe. "Mala" y después de una pausa añade "O sea, como las mujeres que me gustan".

"Capullo"

"Si, pero tu capullo".

"Estimulas mi autoestima".

"Me encantaría estimularte entera"

...y así va pasando el día.