.

.

viernes, 11 de marzo de 2016

vivir el fulgor



Estaba con una amiga junto a la ventana mirando a la playa. Antes había estado mirando los cuadros.
Yo la miraba a ella, tenía el pelo muy corto y un abrigo rojo.

Cerca del mar, sobre la arena, una mujer desnuda parecía bailar.

"Tiene que estar loca" comento la amiga.

"Que va, es capaz de hacer lo que le apetece" casi susurró ella.

"Se arrepentirá luego del espectáculo que está dando".

“De lo que yo me arrepiento es del tiempo en que fui buena. Buena según términos equivocados. Aceptando vivir sin gozar el prodigioso fulgor de ser mala para ser mejor".


Si, pensé. 
Esa mujer tiene razón. No hay que dejarse esclavizar por lo que otros piensan.