.

.

lunes, 14 de marzo de 2016

the morning after





Te levantas con el sueño vencido. Un buen café y abrir un libro. Pero no lees, recuerdas. Esa tarde. Su mano en tu piel mas escondida. El inesperado placer.

Y cierras el libro y reconoces la frase que se está formando en tu cerebro:
"De eso quiero mas".

Te levantas descansado. Sales a dar el paseo cotidiano. Haces tuyo en el parque uno de sus bancos. Abres el periódico. Pero no lees, recuerdas. Esa tarde. Tu mano en su piel. El placer.

Y cierras el periódico y -susurrando- repites una y otra vez la frase:
"De eso quiero mas".