.

.

miércoles, 16 de marzo de 2016

déjame robarte ese momento tuyo




Al pasar me había fijado en las piernas de la que daba cuenta de un tazón de moras, pero lo que focalizó definitivamente mi atención en ellas fue el escorzo de la que bebía vino para saludar a un amigo que se iba del Hope.

Escogí una mesa cerca, pero hablaban bajito y solo enganché un par de frases cortas y para nada el sentido final de la conversación.

La minifaldera dijo algo así como "algunas veces la gente utiliza el pensamiento para no involucrarse en la vida".

La vinícola le contestó; "Es que este mundo está lleno de gente vacía".

No pude oír mas, pero debo reconocer que volví a casa meditando si me involucraba o si era vacío.