.

.

lunes, 21 de marzo de 2016

versión corta




Erase una vez un tipo. 
Pongamos que lleva sombrero.

Y una mujer fuera de lo común.
Cafetera, nudista y curiosa.

Y resulta que va el azar y los cruza.

Se ven, se gustan y se follan.

Y ahí siguen, mejorandose la vida.

Y colorín colorado esa historia se ha acabado.

Es lo que yo digo; la vida es bien simple.





Pd: esta es la versión corta. Hay algunos escritores (entre diecisiete y nueve mil quinientos) que explican esta misma historia de forma un poco mas larga.