.

.

miércoles, 23 de marzo de 2016

de una oreja a otra





Ella se acercó  mientras el amontonaba sillas para cerrar.

* Tengo una curiosidad, tienes casa en la playa, vives de alquilado, pasas tiempo en hoteles, ¿cual es tu hogar?

El fue a la barra, abrió uno de los cajones, sacó un libro, buscó la pagina y leyó:

* A ti podría decirte que para mi cualquier lugar es mi hogar si eres tu quien abre la puerta. 

Sabeis esa foto en donde Kate lanza una mirada de esas de "pero que dices tio", pues ella le miró igual. Luego sonrió. Sonrisa que fue aumentando. Pero mucho, mucho. De oreja a oreja.