.

.

lunes, 28 de marzo de 2016

la casa del lago. A.




Quedamos para pasar el finde en la casa del lago de A. de la que tanto había oído hablar pero que nunca tuve la ocasión de visitar.

Lo único que sabia era que estaba cerca del mar. Nos reuníamos porque su propietaria había tenido una reciente ruptura y le venia bien la compañía.

Ibamos A,B,C,D y yo. 
Tres mujeres y dos hombres.

La casa era una preciosidad. 
A mi me tocó un dormitorio con vistas al bosque y con una tv del siglo pasado que no tendría tiempo de ver.

Antes de la cena salí a pasear y me encontré a solas con A. que salía del agua después de bañarse desnuda (un cuerpo espectacular).
Me gustó su mirada. Me encanto su naturalidad, esa manera lenta de cubrirse con la toalla.

* "Bonita casa"
* "Me trae demasiados recuerdos"
* "Memoriza solo los buenos, tuvo que haber muchos"
* "Eso intento.
* Ya sabes eso que digo siempre, lo mejor está por llegar.
* Cierto, a ver si este finde..."
* "¿Te interesa alguien de los que ha venido?"
* "tu, claro..." (nos echamos a reír).

La cena bien, la charla -cálida- continuó en la sobremesa hasta tarde porque ni se nos ocurrió acabarla por lo que marcaba el reloj.
Lo que si acabamos fue con parte de la provisión de Riessling.