.

.

martes, 5 de abril de 2016

desayunar eligiendo




Se levantó de la cama y cien mil mariposas me recorrieron el estomago.

Y todas las sensaciones de la interminable noche anterior volvieron.

Tardé un ratito en despertarme del todo, casi sin ropa fui en su busca.

"¿Por donde andas, Mar?" le pregunté.

"Tomando el sol"

Cuando la vi, sentí que el corazon dejaba de latir.
Llegue a balbucear: "¿has desayunado?"


Se giro y con una sonrisa deslumbrante me dijo: "Te esperaba, Mildred. Eres mi plato principal".