.

.

martes, 12 de abril de 2016

sin anestesia





* Parece evidente que la tipa de las gafas oscuras me esta mirando.

* De evidente nada, tio. No se le ven los ojos... igual esta durmiendo.

* Ya veras (y gritando) ¡¡Oye!!

La joven del bolso rojo se giró.

Guillermo cambio el objeto de su atención y le dijo: "Morena te cambio que me digas como te llamas por una cena."

La chica le miro lentamente, de abajo a arriba "¿Y yo que gano?"

* "Mi natural humildad y la liga de las buenas costumbres me impiden que te lo diga sin anestesia"

* ¡¡Gabriela!!  
Gritó desde el otro lado de la calle la rubia de las gafas.

Guillermo (valorando la incipiente competencia entre las chicas) miró a su amigo con aires de triunfo. Con una sonrisa de oreja a oreja que desapareció cuando la morena del bolso rojo cruzó la calle corriendo mientras exclamaba "¡Vanessa! que sorpresa encontrarte."