.

.

sábado, 7 de mayo de 2016

hola, soy yo




Hola, soy yo.
Estuve en el bareto que tiene nuestros codos marcados en la barra. 
Ese en el que batimos el récord mundial de gin tonics por hora.
No logré recordar cual de los dos arrastró al otro de regreso a casa.





Hola, soy yo otra vez.
Hoy me coloque bajo nuestra farola. Aquella en la que solíamos arreglar todo el mundo mundial y planeamos al detalle nuestro futuro... sin aceptar ni un detalle.
Echo de menos nuestros intentos -siempre frustrados- de verles las bragas a las chicas que se sentaban en la acera de enfrente.






Hola, soy yo.
Hoy vi a lo lejos a la unica mujer que nos quiso a los dos. Fijate que no me acuerdo quien fue primero su novio. Me vio, pero pasó de mi. Estaba con un tipo trajeado. Me dio como una flojera al hacerme consciente como se torció todo.


Hola, soy yo.
Es el ultimo mensaje que te dejo en el buzón de tu móvil que ya nunca contestaras. No se porque no quiero aceptar lo irremediable.
Me hubiera gustado decirte lo importante que eras para mi. Pero lo que no puede ser, no puede ser. Y además es imposible.
Te recuerdo siempre con tu sonrisa.
Te echo de menos.