.

.

domingo, 15 de mayo de 2016

definitivamente tengo que hacer mas vida social





Mi programa pasaba por ir a la inauguración de la exposición de una amiga y a la cena que luego daba a sus próximos.

En la galería no pude menos que escuchar a la mujer que iba toda concentrada hablando por teléfono.

"Creo con toda certeza que nuestra relación ha llegado a ese punto en que tu debes darte por enterado de mi existencia".

Bien -pensé- ya me ha valido la pena mi aceptación de vida social.

Pero todo iba a mejorar. 

En mi mesa -en la cena- colocaron a una amiga de la artista de su época universitaria. 
"¿Te gusta el vino blanco?" le preguntaron.
"Si -respondió- me gusta tomar una copa en las comidas, como máximo dos. A la tercera acabo debajo de la mesa, si llego a la cuarta debajo del anfitrión".

A partir de aquí lo que sucedió o no queda a vuestra imaginación.