.

.

lunes, 16 de mayo de 2016

reconversiones, recuperaciones y demás cambios





Sentados en el Hope. Él contándome como preparaba  su agenda para alcanzar sus metas.
Yo no le hacia demasiado caso a su cháchara, intentando imaginar si la dulce pareja de Rockwell podría llegar a convertirse en la pareja de punki y modelo sin perder toda la dulzura. Yo me apuntaría al grupo de los que apostaran por el si. Noté que mi amigo había dejado de hablar. Se lo solté sin anestesia.


* Tengo un amigo que tiene tan planificada su vida esperando alcanzar el siguiente nivel de ¿éxito? que se está olvidando de vivir los momentos presentes e irrepetíbles.

* ¿Me lo dices a mi?

* Si, venga te invito a cenar en un sitio japonés que me han recomendado. Me han dicho que tiene un plato que se llama como mi vecina del tercero, susi.
  
(solo la mueca de una sonrisa).

* Te llevaría al dos estrellas Michelin de cerca de casa pero soy cliente non grato. El ultimo dia que fui al acabar, muy amablemente, me preguntaron;  "¿Como ha encontrado el plato?". "De milagro -contesté- estaba escondido detrás del guisante".

(Ahora si hubo risas).


Bueno, veo que eres recuperable.