.

.

martes, 14 de junio de 2016

corfimado




— ¿A dónde vas sin sombrero? 

 La pregunta de Pito consiguió que la elegante mujer se girase. Le miró. Le miró de arriba abajo, pero no había acritud en su mirada. Seguía mirándole desafiante pero se notaba que hacía esfuerzos por no sonreír. 
— A la boda del hermano de una amiga, algo alcohólica, que nos ha pedido que llevemos sombrero, respondió. 
— Así me gusta, que satisfagas a las amigas y que contestes a las preguntas que se te hacen. ¿De qué color llevas las bragas?
Volvió a revisarlo, pero ahora ya no ocultaba la sonrisa .
— ¡Pero qué cara tienes!— le dijo.
— De joven tienes la cara que te han dado los genes, a mi edad la que has conformado con la vida— sentenció Pito.
Ahora ella sonreía abiertamente.
— Pues muy mala vida te has tenido que dar, azul pastel.

Podría seguir contando la charla, pero solo diré que acabó sin ir a la boda, y si, azul pastel