.

.

miércoles, 15 de junio de 2016

con las palabras precisas



Sentado en la terraza del Hope que da a la plaza. en las paredes del local personas muertas rubias.

En la plaza, el frío apoderándose del aire, el sol perdiendo la batalla. En un rincón las chicas no mas de quinceañeras se pasaban las agendas y leían las de las compañeras entre grititos y risas.

La plaza perdía el verdor del césped, a favor del marrón de la arena. En un banco los chicos se empujaban, imitaban combates, daban paseíllos bamboleando el cuerpo.

Las madres en la plaza, abrigadas, con un ojo en los retoños que corretean por el centro, con otro en los grupos adolescentes de las esquinas.
En la gloriosa plaza, el niño perseguía a la niña con la sonrisa del esfuerzo satisfecho, la niña escapaba con la sonrisa de la victoria segura.

Sentado en el banco de la terraza, el hombre leía poesía, de vez en cuando levantaba la vista y pasaba su mirada y veía la necesidad adolescente de sentirse parte del grupo, veía la desconfianza de las madres ante actuaciones que no acababan de comprender, veía la alegría despreocupada del juego simple de los niños, que un dia serian adolescentes.


Y volvía a la poesía que hablaba de todo eso con las palabras precisas.