.

.

jueves, 16 de junio de 2016

formas de mirar llevan a modos de ver




— ¿Tienes planes a largo plazo?
— Si, mañana he convencido a un par de amigas para ir a la playa a tomar el sol en tetas.
— Decía a largo plazo.
— Pues eso, mañana siempre esta lejos. De pasado ya me preocupare mañana.
— Estaba pensando Lucy: no trabajas en lo que te gusta, tienes una mierda de contrato, te pagan por debajo de tus méritos, no tienes pareja estable ¿Por qué parece que lo pasas bien?
— No lo parece, lo hago. Tengo trabajo, gano algo de dinero, tengo deseo y pasión satisfechos. Y mientras llega ese futuro en el que todo habrá cambiado -a mejor claro- lleno la vida de “momentos”. Se podría añadir a tu lista que, a veces, por la mañana miro al otro lado de la cama y digo ¡por los dioses! 

(Las dos se rieron)

— Tu eso lo dices a veces. Lo mío es peor, ni tengo ocasión de decirlo. 

(Volvieron a reír)


— Bueno, si no haces nada contra ti misma, no te equivocas…del todo.