.

.

lunes, 20 de junio de 2016

no parece mal plan




Se sentó en mi mesa sin avisar ni pedir permiso. Con ese despeinado que parecía marca de fabrica y su modelo estándar de sonrisa contagiosa.

- Hola, soy Pito. Te he visto por aquí varios días, algunos hablando con Lucy,  siempre con tu libretita.
 - Ciertas las dos cosas.
- ¿Nueva en la ciudad?
- Si
- ¿Te has separado?
- Muy curioso me pareces. 
- Siempre, es lo que me lleva por el camino del aprendizaje.
- Buen camino ese.
- ¿Por incompatibilidad de caracteres?
- ¿Te vale por ruina de vida? Querían que hiciera lo que no quiero hacer y que renunciara a lo que me apetecía. Que me adaptara a sus gustos y prioridades. Que me convirtiera en el prototipo de unas expectativas que estaban muy lejos de ser las mías.
- Y además que se lo agradecieras.
- Evidentemente
(Risas)
 - ¿Todo plural?
- ¿Plural?
- Querían, sus.
- ¡Ah! Entre el que será mi ex marido y el que por los tiempos será mi padre intentaban construir una mujer que no habita en mi.
- Un momento interesante
- ¿Cual?
- El tuyo. Un principio. No hay horizontes marcados y las raíces todavía tienes que arraigarlas. Eres un yo en busca de un lugar que pase de casa a hogar y de personas que valgan la pena para construir un nosotros.

- No parece mal plan.