.

.

martes, 12 de julio de 2016

es que el precio no marca el valor




Me gusta el verano con su calorcito, aunque ahora tomo el sol bajo sombrilla.

Me gusta leer, aunque ahora lo hago con gafas.

Me gusta escribir, aunque -todavía- no haya publicado.

Me gusta que -a pesar de que cumplo años cada 365 días sin parar- todavía los placeres que prefiero son los baratos. Esos que tienen valor pero no precio.