.

.

domingo, 24 de julio de 2016

Uno, dos y ceros




Doce, una buena hora para empezar el recorrido.

Doce mil, los pasos para patear la parte que toca hoy de la ciudad que se visita.

Un uno, un dos y ¿cuántos ceros? para señalar con precisión las veces que se recuerda a quien desearías a tu lado empezando, pateando.