.

.

miércoles, 3 de agosto de 2016

dos ráfagas, dos




Se puso el libro en el pecho y buscó con la mirada al hombre, que leía concentrado en su iPad. Le estudió unos minutos y finalmente le habló: "¿Que deseas para mi?".

Él levantó la vista de su pantalla, dejó aparecer una media sonrisa, y contesto: " Espero que nunca, ni por un solo segundo, te conviertas en una interprete secundaria de tu propia vida".

..........


Abrigada para el frío de la ciudad en ese invierno contrario al calor casi insoportable de la suya, repite una y otra vez -en silencio pero moviendo los labios- las ultimas lineas; "la vida es eso que ocurre cuando el móvil esta apagado. Está científicamente probado, hay vida mas allá de internet".