.

.

domingo, 21 de agosto de 2016

las fuentes del conocimiento






El Hope lleno a rebosar, fuera un viento frío que había bajado de golpe la temperatura de los últimos días. En los altavoces sonaba el primer Dylan. En las paredes Kenton.

En mi camino entre la puerta y la barra donde me esperaba un café que me había bien merecido pasé junto a la mesa de unos jóvenes.

"Lo que no guardes lo puedes perder" le escuché a uno.

"Quién te ha dicho eso?" preguntó el otro.

"Chrome, cuando lo iba a cerrar".

Y yo intentando adivinar que sabio chino había dictado esa sentencia. 
Llegué a la barra sonriendo