.

.

jueves, 25 de agosto de 2016

y nunca te espera




Cuando llegué al Hope, Otis cantaba eso de te he amado demasiado tiempo para parar ahora, en las paredes una desconocida y una conocida jugaban en el agua, el tipo que hablaba por el móvil decía "estuve pensando en ti un par de horas o quizá semanas, no se..."

Alcancé la barra, un rubio despeinado que se parecía a O'Toole cuando hacia de él mismo borracho le decía a la morena toda arregladita con un aire a esa de la peli de los niños magos "un euro por tus pensamientos. Doscientos si son sucios".

Miré a Jota, "la vida siempre en marcha" dijo.