.

.

domingo, 28 de agosto de 2016

a quién madruga...la vida (algunas veces) le sonrie



Dejé la cama, me vestí. Cuando salía de su apartamento me giré y le dije "¿Por que te gusto?".

Envuelta es sabanas me contestó; "Siento una gran atracción por las personas inteligentes, divertidas, y con un toque de perversión" hizo una pequeña pausa y añadió "y no siempre en ese orden".

Sonreí, cerré la puerta y decidí bajar por las escaleras. Iba pensando que podía con facilidad hacer mías sus palabras.

Salí a la calle. Sol. Mucho. Cruce a la otra acera y entré en el hotel de super lujo a regalarme un buen desayuno. En la mesa contigua una pijita vestida con traje y corbata le decía a su amiga "Este hotel es una caca, el sushi siempre me llega frío".

¿Se puede empezar mejor un día?.