.

.

martes, 30 de agosto de 2016

la incongruencia de la lógica




Hay veces que me gustaría parar mis rutinas y sentarme en una mesa con gente desconocida para saber como acaban esos retazos de conversaciones que he oído.

Me pongo en situación, esta mañana entro en el Hope a por mi desayuno, mi premio por ser tan bueno y cumplidor.
En las paredes Jota nos castiga con escenas de playa para recordarnos el tiempo que se acaba.

Cruzo el local y paso junto una mesa en la que están dos que no llegan a los treinta. De ida escucho a uno que dice "es que yo tengo una facilidad de palabra que yo que se".

Llego a la barra sonriendo, me tomo el café latte quejándome a Jota por las imágenes del paraíso perdido. Acabo. Pago. 
De salida paso cerca de "la" mesa. Ahora está hablando el otro "mi amigo imaginario dice que tu tienes serios problemas mentales".

Ahora no sonrío, directamente me río.
Me hubiera gustado tener tiempo y sentarme con esos dos intentando seguir sus procesos mentales.