.

.

sábado, 29 de octubre de 2016

tuneando la música




Odiaba mi escuela. Rogaba porque se terminara ese tiempo.
Aquellas chicas. Era su mundo. No encajaba.
Mama decía "Cariño es la mejor escuela que el dinero puede pagar". También decía "Mantén la cabeza alta, se fuerte".

Me fui un sábado por la mañana, en tren, a la ciudad.
Me mude a casa de mis amigos; Pepin el bailarín al que le encantaba el ballet y Carlos, que vendía hierba y leía a Bukowski y a Plath.
Un mal barrio.

Con soñadores de grandes sueños.
Poetas con poesía pero sin libro.
Actores camareros que querían ser Brad.
Escritores de ojos tristes, vacíos.
Borrachos filosofando.
Un mal barrio.

Donde un crío que quiere bailar ballet o una niña mujer que no quiere ser Nancy no desentonan.

Hay una verdad.
Algunas veces tienes que hacer lo que tienes que hacer.
Mejor cambiar el entorno que permitir que el entorno te cambie a ti.