.

.

jueves, 3 de noviembre de 2016

gusto raro



Esta tarde mi novia me arrastró a una exposición. Yo me dejé porque era una idea novedosa y nunca utilizada antes. Se llamaba "el desnudo femenino en la fotografía".

Mi novia -no se si ante mi cara de alelado- repitió delante de varias de las obras un "no es para tanto" que coloca a "tanto" en un lugar elevadísimo para que lo que veíamos no llegara a ese nivel.

Al llegar a la cafetería estaba el remate. La foto de esa que se quita o se pone no se que. Unicamente por mi amor al arte me coloqué en la mesa justamente enfrente. 

En la mas cercana la que estaba debajo de un oso (bueno dado el tema de la exposición supongo que osa) un caballero (a esa edad no le puedo llamar joven ni sin las gafas)le decía a su acompañante "Ya te he pedido el cafetito" (Atención a lo de cafetito que trae cola). Al tipo le suena el móvil, le enseña la pantalla a la chica, pone cara de circunstancias y contesta. Primero escucha un rato, luego ya interviene. Yo solo le oigo a él pero me es fácil ir adivinando.

* Hay que aceptar el hecho que algunas cosas nunca mas volverán a ser como eran.

* .....

* Es que cada momento de la vida exige un yo diferente.

* .....

* Nooooo, para nada. No siento que envejezco, siento que crezco.

* .....

* (Sonrisa. Amplia) Exacto. Entre sus gustos raros estoy yo.

La cosa siguió un momento y cuando colgó el camarero ya les había servido. Ella (sonriendo) le enseño la taza al tiempo que decía "¿Cafetito?"
"¿Es para que comprendas bien la idea cuando te diga luego lo del polvito".
Por la carcajada de ella asumo que la cosa acabó... bueno, cada persona que piense lo que quiera.

Ya en casa, después de cenar ella se asomó al salón iba solo con lo que muy bien definía como braguitas.

* ¿Que escribes?

* Apuntes sobre la visita a la exposición.

* ¿Vas a estar mucho rato?

* La verdad es que estaba pensando en ir a la cama contigo para echar un polvito.

* (Con sonrisa traviesa) ¿De los tuyos o de los del caballero de la cafetería?

Yo sonreí.
(a) no había dicho que de polvo nada.
(b) me encanta ser "su" gusto raro.