.

.

viernes, 9 de diciembre de 2016

si uno...



Si uno se pone abrigo, guantes y bufanda. Camina rápido por la calle mojada porque ha llovido pero ya no llueve ni parece que va a llover. Llega a su café preferido y tiene mesa libre justo debajo el cuadro de la mujer de la bufanda naranja que no todos los hombres y alguna mujer ven (la bufanda, no el cuadro). Se quita abrigo, guantes y bufanda. Pide y le sirven su consumición preferida. Y entonces uno escucha como en la mesa mas cercana la que está justo debajo del Vettriano una morena que ya no cumple los cuarenta ni falta que le hace porque está guapísima le dice a su amiga "Al llegar a una cierta edad todas las frases que empiezan por 'debes' es que ni siquiera las escucho".

Entonces uno puede estar seguro que la jornada ha valido la pena.