.

.

viernes, 23 de diciembre de 2016

el tortuoso camino de no saber a congratularse




Yo estaba intentando averiguar porque me gustan tanto los cuadros de este tipo a pesar de que siempre sale solo una parte de la escena.

¿Sabeis esos tíos cansinos que siempre están llorando? Pues uno estaba sentado con una rubia que leía lo que parecía un libro en su tableta.

"Este año ha sido una verdadera mierda". Ella siguió leyendo. "No puedo encontrar nada mínimamente satisfactorio". Ella levanto la vista "Nunca es demasiado tarde para empezar a vivir la vida que quieres" y volvió a su lectura.

(pausa)

"Para eso hay que tener suerte". Levanta la vista otra vez "Suerte es una palabra que os habéis inventado lo que no creéis que hay que poner de vuestra parte para conseguir las cosas... tu prefieres seguir en lo que no te satisface y quejarte que atreverte a cambiar".

(pausa)

"¡No me voy a tirar al agua sin saber donde está la orilla!". Ella miro el cuadro "Esa chica tiene mejor futuro que tu". Él miró el cuadro "No sabe a donde va". Ella le miró un rato, luego habló muy suavemente "Que cansino eres, tu sabes la orilla que eliges y sabes perfectamente que no te gusta. Mejor tener el valor de -como mínimo- alejarse de lo que es insuficiente".

(pausa)

El tipo tiene cara de cabreo (bueno, como antes).
Ella lee relajada (bueno como antes).
Yo miro el cuadro de los pies y pienso que nunca podré explicar porque me gusta (no, no como antes. Ahora me congratulo de que he elegido focalizar en lo que me gusta y no en la queja).