.

.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Ante la soledad, orejas




Principio uno: Viajar solo hace que escuches más.


Hoy en el tranvía me senté justo detrás de dos mujeres de muy buen ver (que se extrañaron un poco, quizá porque el tram estaba vacío). Cuando se olvidaron de mi presencia pude escucharles.

* A ver, explícamelo bien; ¿estás cabreada con tu marido y la razón es que tu hijo es un santo?
* Si, cuando me dio su carta a Papa Noel.
* ¿Y?
* Te la leo: "Querido Papa Noel, este año no te pido nada para mí. Solo llévale vestidos a todas esas pobres señoras que están en la computadora de mi papá".



----------------------

En el restaurante pude escuchar a una mujer que le hablaba a su acompañante que le escuchaba con cara divertida.

"Pues si, como me recomendaste he encontrado mi peso ideal en base a lo que mido...ahora solo debo conseguir crecer unos 25 centímetros".

--------------------

Salí a la calle para mí patear vespertino. Una pareja hablaba en tono muy alto porque no se sacaban los auriculares de las orejas. Ella le decía; " Si te gusta la vida no malgastes el tiempo, porque en realidad de eso está hecha la vida, de tiempo.


----------------------

Principio dos: Escuchar más es divertido y enriquecedor.