.

.

domingo, 1 de enero de 2017

Propósitos para el 17



Eran cuatro.  Estaban sentadas en la sala en espera de su vuelo. Una parecía dormida.

* Nuevo año, se impone un cambio en mi vida.

* Quizá si, porque ayer te bebiste parte del océano que vamos a sobrevolar. Y sabes bien que hacer es la única forma de cambiar.

* Es bien cierto, además me han dicho que el valor de una inteligencia equivale a la capacidad de cambio cuando se hace necesario. Y visto lo que hay tengo que atreverme a encarar lo que todavía me es extraño. No veo mi futuro ni con prismáticos.

* Cambia, pero empieza con cuidado que la dirección es mucho más importante que la velocidad, como dice Clarice.

Fue cuando -sin abrir los ojos- intervino la "dormida".

* Un amigo mío se hizo tatuar un código de barras en el cuello. Pasados un par de años le entró curiosidad. Hizo que se lo leyeran. Resulta que es un desodorante de 17,17 €. Intentar mejorar ese cambio.

En el resto de la espera la conversación derivó a hablar del tiempo...y las tres hablaban bajito para dejar dormir a su amiga de amigos rarillos.