.

.

viernes, 13 de enero de 2017

de pájaros y tomates




Lo contaba Obdulia sentada en el rellano de la ventana del Hope que da a la plaza.

"Ayer estuve en la montaña con Mildred, aprovechando el solito, leyendo. Le dije que había encontrado un texto que no sabía de quién era que me había llamado la atención: 
Me pregunto porque los pájaros siembre se quedan en el mismo sitio pudiendo volar a cualquier lugar del mundo. Luego no tuve mas remedio que hacerme la misma pregunta.
¿No te parece que nos anclamos sin necesidad?

Se rió, pasó hacia atrás varias paginas del libro de Alejandra que estaba leyendo y me casi recitó: 
Yo no se de pájaros. No conozco la historia del fuego.Pero creo que mi soledad debería tener alas.

Es curioso que las dos rondáramos pájaros. El azar se empeña en aparecer en la vida".

"Solo en las vidas de quienes saben verlo" le dijo Guille.

"Es lo que ya ha dicho ella" intervino Ambrosio.

Risa generalizada menos de la interesada, que se puso colorada como un tomate maduro, pero maduro eh!