.

.

jueves, 19 de enero de 2017

la gente habla alto. muy alto





La gente habla alto. En todas partes. Hoy he estado en un tren, un par de bares y en una acera y no he podido dejar de escuchar lo que las personas se dicen. Por teléfono, en directo...pero a voz mas alta de lo recomendable.

En un café playero la de lunares blancos le decía a su amiga "No, no soy la misma persona del año pasado, pero quizá esta vez el cambio sea el bueno".

En el tren, en un tono que se enteró todo el vagón el jovencito le decía a si móvil "Si, te extraño. Mucho. Y lo hago porque me haces una falta sin fondo".

Me cruce por la calle con una rubia que decía "Pues date un baño. Ciertamente debe haber un montón de cosas que una bañera de agua caliente no cure pero yo no conozco ninguna".

Batió el récord el tipo de la barra del bar que podíamos denominar de estilo moderno-vegetal. Estaba casi solo, yo en una mesa a bastante distancia, de repente le grito a su iPhone "¡¡ ¿Pero como vas a dejar mi destino en manos de un irresponsable como yo? !! Y para redondear la faena añadió "Claro, por uno que ha metido la pata, ahora pagamos juntos por pecadores",

Si el irresponsable hiciera de una vez un cambio como la de lunares y luego se diera un buen baño caliente igual dejaría de extrañar al que es hoy y dejaría de pagar "juntos" por el pecado de uno.

No es que me meta donde no me llaman (que si, lo hago a veces)es que mi cerebro se empeña en trabajar por libre a poco que me relaje.