.

.

sábado, 4 de febrero de 2017

la historia de Oscar y Sara ( 3 de - )





Oscar al teléfono

Cuando sonó el móvil, Oscar estaba adormilado en el sofá del salón, y aunque dio un respingo su vista todavía no identificaba lo que tenia delante. La tele sin voz, donde se adivinaban los gritos de los vociferantes asistentes a un ¿debate?, la foto de la boda de sus padres, y las dos lamina de una artista que su madre colgó sin preguntarle a nadie de la familia su parecer y que ella decía que se llamaba Ladrido o algo parecido.

Cogió el teléfono y volvió a tumbarse al tiempo que contestaba.

* ¿Si?

....

* No, todavía no hice el trabajo de socis, estoy intentando escribir el cuento de la optativa.

....

* Esta mañana el de "buscando desesperadamente personas que escriban" -ya sabes la optativa que he elegido- trajo a clase un tipo que fue profesor de universidad. Creo que se llamaba Pito. Nos dio una charla super guay sobre como se mezclan las palabras y lo que puede pasar cuando cambias el orden "normal". Me molo. Estoy intentando hacer el cuento que toca con las ideas que dijo.

...

* No se
...

* A entrenar, no creo.
...

* He quedado
....

* Con Sara tío, la del grupo B. Esa que esta tan buena.
....

* ¿Y que? Todos hemos salido con todos. Pondré un cartel en el cole que diga "Niñas no salir con el Agus que ya ha tenido dos novias"
.....

* ¿Porque es diferente para las tías?
......

* Bueno, pues animo. Espero que encuentres una que se quedara en casa desde los 12 a los 17. Mejor, te buscare una de 12.
....

* A mi Sara me mola tío, esta buena, y se puede hablar con ella, y no es nada creída, y me encanta que este siempre riendo, y que..
......

* Si parece que aprueba todo, pero no es una super empollona.
......

* No se, iremos al Elefante
....

* No, al Tanga no. Estará toda la peña y yo quiero hablar con ella.
....

* ¡Eres un gilipollas!
....

* ¡Estas mas salido que el mástil de una bandera!
....

* ¡Ya quisieras!
......

* Vale, tu entrena, y esta noche en la cama un solitario
....

* Adiós tío.


Cuando colgó Oscar ya estaba despierto del todo. Tenía en su cerebro la imagen de Sara y en su cara una sonrisa tirando a bobalicona.