.

.

lunes, 6 de febrero de 2017

la historia de Oscar y Sara ( 5 de 6 )






Oscar en clase

"¿Oye Oscar, ya te tiras a esa novia que tienes?"

Ante la pregunta de Luis, gritando desde la puerta del aula, todos los demás se giraron hacia mi, pero no vi sus caras. Mi mirada cruzó toda el aula al notar el movimiento de Paula que estaba en su pupitre, y que al oír al mamonazo había levantado la cabeza y estaba mirando fijamente en mi dirección. Fue ¿uno, dos segundos?. Me sonrío, un gesto dulce, también le sonreí.

Mire a Luis, ignoré su pregunta, y seguí con los deberes que nos había puesto LuciFer; una redacción sobre los músicos que preferíamos y su importancia (si la tenían) en nuestras vidas. 

Leo una frase del tipo que ha ganado el Nobel; "Sencillamente, sigo viviendo mi vida sin fingir que no me importas".
Veo el cartel que adornaba la pared, justo al lado de la mesa de la seño. 
Pienso en Sara, sonrío. 


El diario de Sara (3ª parte)


Tengo que dejar de estar obsesionada con Oscar, estoy todo el dia pensando en él, todo lo que hago quiero comentárselo, si me dicen cualquier cosa pienso que me están hablando de el.

Tengo que ser capaz de vivir la parte de mi vida que es mi espacio.
Tengo que tener horas para mi, para mis aficiones, para mis amigos. Recordar que vivía antes de conocerle.

Me gusta hablar con el, descubrir pelis juntos (serán siempre nuestras pelis), reírnos, pasear sin hablar (pero sabiendo que esta ahí).

Me gusta cuando me toca. Cuando sube su mano desde las caderas (siempre, siempre abro el codo, como sin querer) y me acaricia el pecho.

Ayer, cuando me desabrocho el pantalón y fue introduciendo lentamente su mano en mis bragas, no hice nada para evitarlo. No podía. No quería.

Creo que estoy superenamorada. Creo que es inevitable que un dia de estos lo hagamos. Tengo ganas, curiosidad y un poco de miedo.

Cuando llego a casa mi madre me mira como mas fijamente, y casi siempre me sonríe. Pregunta poco, ¿sabrá? ¿se me notara lo que he estado haciendo?. No me da mucha caña.
Tengo que estudiar, hacer los deberes, oír mi música, ir al cine con las amigas.

Jorge, cuando nos estaba machacando en el trabajo de resistencia, nos ha soltado una de "sus" frases, creo que de Bob Dylan, un cantante viejo que le gusta:


¿No hay nadie aquí que sepa como me siento?