.

.

miércoles, 22 de febrero de 2017

hay muchos tonos de rojo



Por la tarde, el Hope repleto, en la mesa redonda estamos algunos del grupo. Guille lee.

Entra Obdulia, lleva unos prismáticos, sombrero ¿morado? ¿violeta? (bueno seguro que rojo no es) y los labios muy pintados (estos si en rojo).

Se sube a una mesa, y allí plantada golpea con una cucharilla los prismáticos. Consigue que todos los clientes se fijen en ella. Se pone los anteojos ante los ojos y hace un recorrido hasta enfocar a Guille. Le señala y dice en voz alta:

"A ti te lo quiero decir y que lo sepa todo el mundo mundial, me encanta como y donde me tocas. Me gusta que lo hagas y quiero que sigas haciéndolo".

Guille la mira sonriente y ligeramente colorado.

Aquí fue cuando me desperté. Qué sueños mas raros estoy teniendo últimamente, pensé. ¿Que significaran?

Por la tarde, el Hope repleto, en la mesa redonda estamos algunos del grupo. Duli lee y se toma su infusión (puedo asegurar que hasta la última gota).

Entra Guille, nos ve, viene a nuestra mesa, se sienta frente a Duli y le dice bajito "dado el día que es tienes que cumplir tu acuerdo y decirme de que color llevas las bragas". Ella mira alrededor, descubre que no solo todos hemos oído a Guille sino que esperamos que responderá.

"Hoy hace un día muy gris, muy oscuro". Guille sonríe. Duli inventa una nueva tonalidad para el rojo.

¡Que bueno es vivir en la normalidad! me digo, saboreando mi vino.