.

.

sábado, 8 de abril de 2017

cuando te das cuenta que ya tienes lo que buscas




Lo hicimos, hablamos, nos sonreímos. Lo hicimos.

Después él se fue, arrastró sus pies hacia la puerta, con su destartalada manera de vestir, con sus movimientos rítmicos. Abrió, se giró y sonrió. ME sonrió.

Y volvió a su "espacio". Siempre repetía que sus momentos de soledad eran los que le convertían en una persona aguantable en los tiempos compartidos.

Antes me había dicho "Embelleces mis horas". Y también me dijo "La risa es la distancia mas corta entre dos personas".

Y antes "Me gusta el cuadro de los elefantes, me recuerda que hay gente que necesita grandes gafas para ver lo especial".

Y un poquito antes, todavía con la copa de vino blanco en la mano y tocando la cabeza de Miranda, que ronroneaba de placer, me dijo "Me gustan las mujeres-gata, libres, curiosas, felinas, independientes y aventureras".

Le dije "Eres malo, pasaras mucho tiempo en el purgatorio", Me contestó "Bien, estaré entre amigos".

Tumbada en la cama, sin dormirme. Recordando. 
Pensando; ¿por que mas complicaciones si esto es suficientemente bueno?


Hasta me estaba acostumbrando al vino blanco.