.

.

jueves, 20 de abril de 2017

y los días van pasando




Me gusta el olor del café recién hecho en mi mañana.
Y me encanta el no sonido de nadie hablando mientras me lo tomo.

Escucho a Lucinda "el color de la noche es azul cuando el sol rojo se esconde en el horizonte".
Me doy cuenta que tiene mucho mas y mejor sentido en inglés.

Leo.

Miro por la ventana. La muralla de arboles de la plaza en que vivo me pinta un horizonte verde.

Son las 5:22 de la tarde. Me he olvidado de comer.
Bajo, compro pan recién hecho, subo.
Me hago unos huevos fritos.
Y un bol con fresas y plátanos a trocitos.

Me preparo un café.
Me gusta el sabor del café recién hecho en mi tarde.Y me encanta Lucinda diciendo "envidio la lluvia porque resbala por tu piel".

Busco imágenes en internet, encuentro dos utilizables.

Veo -otra vez- "Las Horas" para recrearme en la elección esencial entre las dos frases que marcan la película "entre esta vida y morir elijo morir" y "entre esta vida y vivir elijo vivir". Algo tan sencillo, algo a lo que tan poca gente se atreve.

Son las 2:07 de la madrugada. El sol rojo se ha puesto pero la noche no es azul.

Ceno. Pasta con salsa de bote.
Me preparo un café.
Me gusta el sabor del café recién hecho en mi noche.
Y me encantan esos días en los que me apodero de todo el tiempo y -aunque los segundos avanzan a la misma velocidad- me parece que lo lleno mejor.

Leo.

Duermo.