.

.

martes, 9 de mayo de 2017

lo imprevisto pasa (a veces)



La "cosa" había durado algo mas de lo esperado. Después de comprobar la hora se vistió rápido y salió.

Desde el suelo veía que ella se alejaba con sus zapatos de tacón de suela amarilla.

Quería llamarla para decirle que se había dejado las bragas. Pero decidí quedármelas de recuerdo.

Me levanté, me puse los pantalones y salí del vestidor.


El Corte Inglés estaba llenísimo.