.

.

jueves, 1 de junio de 2017

alquiler, raíces y alas.

 


A media tarde paseando por la zona del paseo marítimo mas próxima a la playa vi a dos mujeres tumbadas, se notaba que la de negro se quejaba insistentemente. No llegué a adivinar el motivo porque al llegar a su altura habló la de rosa:

"Focalizar en el resentimiento es dejar que alguien a quien desprecias viva en tu cabeza sin pagar alquiler".

Un par de horas y una medio cena mas tarde, ya al anochecer, empezaron a llegar familias. Era noche de fuegos artificiales y traían a los niños. 

"Un buen regalo para los niños" decía uno a una madre a un niño enganchada.

"Bueno, pero yo el mejor regalo que pienso dejarte a este son raíces y alas. Raíces para que sepa responsabilizarse por lo que haga y alas para que sea independiente y haga lo que le de la gana".

Mientras paseaba de regreso a casa iba pensando que no hacen falta aulas y el horario de aprendizaje debería coincidir con el tiempo de vida.